Portada > Deportes > Nota > 14/01/2010
Tamaño letra Reducir tamaño de letra Agrandar tamaño de letra Resetear Enviar Imprimir

fútbol - torneo argentino b

Un tal Monesterolo

El delantero nacido en San Francisco, con paso por algunas de las ligas más extravagantes del mundo, se erigió en el segundo refuerzo “albo”

Se­bas­tián Omar Mo­nes­te­ro­lo es el se­gun­do re­fuer­zo de Ate­nas pa­ra afron­tar el Tor­neo Clau­su­ra del Ar­gen­ti­no B.

La pre­gun­ta que mu­chos se ha­cen, ine­vi­ta­ble por cier­to, es sa­ber quién es es­te de­lan­te­ro de 26 años que el lu­nes dis­pu­tó el amis­to­so an­te Ban­da Nor­te y rá­pi­da­men­te con­ven­ció al téc­ni­co Nés­tor Bi­llal­va.

De­cir que Mo­nes­te­ro­lo es un tro­ta­mun­dos del fút­bol no se­ría des­ca­be­lla­do ba­jo nin­gún pun­to de vis­ta, más te­nien­do en cuen­ta que sus úl­ti­mas cin­co ex­pe­rien­cias fue­ron en li­gas de las más ex­tra­va­gan­tes, ta­les fue­ron los ca­sos de In­dia (King­fis­her East Ben­gal de la Pre­mier Lea­gue), Mal­ta (Va­lle­ta de la Pre­mier Lea­gue), Is­rael (Ha­poel Bney Lod de la se­gun­da di­vi­sión), Ku­wait (Ku­wait Sports Club de la Pre­mier Lea­gue) y Ma­la­sia (MPPJ Se­lan­gor de la Su­per Li­ga).

Lo cier­to es que Mo­nes­te­ro­lo, oriun­do de San Fran­cis­co, se ini­ció en las ca­te­go­rías for­ma­ti­vas de Spor­ti­vo Bel­gra­no y en 1997 pa­só a las di­vi­sio­nes in­fe­rio­res de Bo­ca.
Re­cién en 2004 de­bu­tó en un cer­ta­men na­cio­nal con el club que lo vio na­cer y un año des­pués pa­só a Ju­ven­tud Uni­da de Gua­le­guay­chú, en am­bos ca­sos en el Tor­neo Ar­gen­ti­no B.

En ese mis­mo 2005 ini­ció su pe­ri­plo por dis­tin­tas li­gas del mun­do y su úl­ti­ma ex­pe­rien­cia an­tes de de­sem­bar­car en el “al­bo” fue en el fút­bol in­dio.

Ate­nas su­ma a un ju­ga­dor cu­yo ape­lli­do, te­nien­do en cuen­ta su cu­rrí­cu­lum, pa­re­ce ser si­nó­ni­mo de gol.

¿Se­rá el reem­pla­zan­te de Ni­co­lás Gat­to? Es pre­ma­tu­ro de­cir­lo, aun­que en­tre él y Lean­dro Vo­gliot­ti, la otra ca­ra nue­va, sin du­das que in­ten­ta­rán ha­cer ol­vi­dar los go­les del pun­ta­no.